Hay que rellenar este blog con algo...

sábado, 31 de mayo de 2008



...rellenemos con Calamaro.

Hacía un año (poco más) que no visitaba Granada, y ahí estuve el día de Andalucía del año pasado para ver Fito y los Fitipaldis, y este 24 de mayo no podía perderme el concierto de Calamaro. Me sorprendió ver que el bajo (de mis sueños) es el mismo. Un año después, creo que saqué más fotos de él que de Andrés o Fito *^_^*
He salido de los dos conciertos pensando en otras cosas...




No soy gran fan de Calamaro, me gusta, pero no me enloquece, por eso cuando nos daba la segunda hora de espera (finalmente no hubo teloneros) y sufría de frío, hambre y dolor de cintura pensé que no lo merecía, pero me equivoqué. El concierto empezó (tarde, muy tarde) y se me olvidó todo lo anterior, y sí que mereció la pena. El tío se entregó, nosotros nos entregamos, tocó unas canciones que nos hicieron bailar, botar, sudar, y desde luego, recordarle. No tuve más remedio que dejarme la piel de las palmas aplaudiéndole, y perder la voz en la sala.

Lástima por el sonido, dejó muy mucho que desear.

Nota para mí que sólo entiendo yo: fue salir Andrés al escenario y pensar (yo misma) que ahí estaba Manolo el del Bécquer protagonizando una vida secreta. Vaya con el parecido, en perfil y gestos, pensaba que en cualquier momento iba a dejar el micro y cantar por una coctelera.

0 dimes y diretes: