Bienvenida a casa. Bienvenida a la rutina.

martes, 17 de junio de 2008

(y en realidad es algo que estaba deseando)
Mi viaje de 9 días (aunque la ida y la vuelta me ocuparon un día entero cada una) ha sido un recorrido maravilloso primero parando en Praga (es mi tercera visita y creo que no podré cansarme nunca de ella), después a Viena (1 noche), Budapest y vuelta a Viena, creo que de esta ciudad ya no me queda nada por ver. Es una pena que me haya despedido de Viena en la Eurocopa, la última imagen que me llevo de ella sé que no es ella, el pobre que piense hacer turismo allí mientras va a algún partido debería saber que no va a conocer la verdadera Viena en estas fechas.

Sobre Budapest... empezamos mal, la verdad. Me resultó una ciudad muy desagradecida, intenté que me gustara, fui con ganas, pero no salí ni un poquito encantada de allí, sé que tengo que volver, no vi todo lo que quería ver y no disfruté de sus baños termales, aunque realmente no disfruté de nada, y no me gustaría despedirme de ella sin darle otra oportunidad.


Y a la tan deseada vuelta no me esperaba nada bueno. De todos los gatos que tenía (cerca de 20) me quedan 7 más otros chiquititos que estoy intentando criar (se les murió la madre) pero en mi ausencia la única hembra de esos chiquitines murió, lo supe el sábado y todavía estoy triste. Los demás gatos no sé dónde andan, los tenemos en el campo y viven a sus anchas mejor que quieren, pero se ve que unos 3 días después de que yo me fuera se fueron ellos también y no han vuelto. Lo más raro es que se ha ido una hembra adulta con sus crías de 6 ó 7 meses, y sus hijos mayores (gato y gata), en fin, es normal que los gatos desaparezcan, pero las gatas... y menos aún madres, ha dejado a 2 chiquitines detrás.

Aquí las fotos de algunos, las únicas que tengo en este ordenador (mi portátil está roto).





Esta entrada me está costando 3 días terminarla...


Estoy llena de ronchas, ¿a alguien más le pasa? en el brazo derecho tengo 7, en el izquierdo 3, y sólo en el pie derecho unas 5, creo que estoy poniendo muy gordo a alguien.

2 dimes y diretes:

Inda dijo...

Para mi la rutina también tiene su encanto, pero siempre para apreciarlo es necesario romperla de vez en cuando.
Wow 20 gatos! Yo me muero por un animalillo, pero mi pareja es alérgico a gatos a perros, así que o cambio de pareja o no tendré nunca un perro, que es lo que más me gusta (aunque creo que mi pareja me gusta más :-P)

Prunila dijo...

yo tengo 4 gatitos de unos 4 años como media, je je.
Complicado con 20!!!